SUBURBIO ROCK: 23 AÑOS SOBRE EL ESCENARIO

0
25

Se  trata de una entrevista exclusiva; es contenido propio que no se cobra ni se paga con dinero pero saber jugar representa consignar  las  13 Hs. como el horario de encuentro y una mesa hospitalaria con el asadito servido. Esta honorable gentileza ha extendido  la permanencia de este  cronista cuya retribución exponemos a continuación. Casi sin  preguntas  se han  sucedido numerosos “pinpones” creativos cuyo resultado prácticamente  abre “comillas” hasta  el  final siendo ellos mismos (Albaro  y  Bobadilla) los  únicos autores  de este informe.

Desde 1995, Suburbio Rock  desarrolla  su  trabajo musical sobre  los escenarios  y si bien  vender  discos puede  ser  un objetivo, la verdadera  devolución  que  llena el  alma es  el  amor  del  público  o sea tocar  en vivo.

Suburbio está compuesta  por Leonardo  y Gastón Bobadilla en voz y guitarra  respectivamente, Juan Fernández en  guitarra, Guillermo Albaro en  bajo, Julián  Paglione  en  batería, Ariel  Dedovich en  armónica y Ulises Ruiz Pozzo en  teclados.

“El que llega nunca mira para atrás y eso lo devuelve  al lugar que había dejado”

“Estar siempre  en  el  anonimato y ser  una  banda del barrio  no es lo mismo que ser  una  banda  grosa creen todos y es una verdad  a medias; cumplir sueños y encontrar metas puede ser un premio al esfuerzo en principio pero es algo que cuando se consigue necesita de otras cosas para no perderlo. El derecho a llegar es por una virtud equis llamesé talento,  constancia, seriedad, profesionalismo pero el derecho  de  conservarlo exige otras  virtudes nuevas.

Es que solo el llegar entrega la posibilidad de  tender  una mano a los que permanecen  allá de donde  todos venimos, del barro. Mostrarles el camino es una  obligación,  no es  compasión y no  cumplir con  esto,  es  como si fueras un boxeador que no persigue retener  el  título de campeón.

Hay que mirar para atrás porque esta virtud  que muchos  olvidan es imprescindible

Uno puede tener  plata y eso te abre muchas  puertas… pero si sos malo, si no hay talento ni corazón no  ocurre  nada.

Así entonces surgen  bandas  que con pocas virtudes  musicales, vocalistas medio pelo y nada de dinero,  triunfan  de todos  modos porque emocionan al público, la gente  quiere  reir,  llorar y  conmoverse, quiere sentir el  bajo y  la batería  con  el  estómago, con  la  panza,  con las  mismas  herramientas irracionales del amor;  quieren  cantar, quieren bailarno  quieren “contemplarlas  sabiamente” como decía Cerati; quieren amar o morir.

Muchos se preocupan por la excelencia musical, eso  que se estudia y se aprende con  un  poco  de  inteligencia… pero lo académico no  conmueve; el  don  de emocionar no  se aprende,  solo  ocurre  si  el  propio  artista lo siente, y quien  se  concentra  en  perfecciones  técnicas, no  tiene  tiempo de  disfrutarse a  sí  mismos  ni de conmoverse.

Y es  tan  importante eso,  que no  es  poca  cosa  que determine  el  propio  nombre  del  mismísimo  género musical  cuando  decimos  que  Rock significa  Conmover”.

Estas  consideraciones casi  filosóficas mantienen la  vigencia  de  los que jamás  olvidan  de donde han  venido.

Prometemos  una segunda entrega  de  Suburbio Rock con un saldo de mucho  material  por entregar a nuestros  lectores.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here